Charlotte

La franquicia Charlotte es una franquicia de cafeterías que apuesta por el café-bar que por vez primera llega sin canon de entrada y sin royalties. Aterriza impulsada por dos jóvenes empresarios, creadores de la compañía y que ganaron el premio a nuevas actividades económicas repartido por el Ayuntamiento de Sevilla.

Querían una empresa que estuviese funcionando desde las 7h30 de la mañana hasta bien entrada la madrugada, los 365 días del año y lo han logrado. Cualquiera puede acudir durante la madrugada y pedir un helado, un té, una pizza, un pastel o un smoothie, mientras otros pueden pedir una copa o un cóctel. Este modelo de negocio ha sido muy bien acogido por parte de todo tipo de público, lo que respalda su éxito.

El diseño y la decoración recuerda a Francia en términos generales y, concretamente, a París, siendo la razón lo interesante que resulta este país a los españoles. Sus edificios emblemáticos, sus museos, su riqueza histórica, su gastronomía, su literatura hacen que miles de viajeros lo visiten cada año. Entrar en Charlotte es como realizar una pequeña visita al país galo.

Se trata de un negocio exitoso que está al alcance de muchos. El modelo de negocio que proponen en ña modalidad de franquicia necesita una inversión de 49.320 € para un establecimiento sin cocina y de 67.320 € para aquel local que sí tenga cocina (la obra civil no está incluida, importe sin IVA). Con Charlotte el franquiciado no tendrá otros gastos que los indispensables. Los beneficios del negocio son interesantes y la inversión mínima, lo que hace posible que el periodo de retorno de la inversión se sitúe en aproximadamente 2 años.

Lo más significativo es que esta franquicia no contempla ni el canon de entrada ni los royalties. Su principal objetivo es es ayudar a sus franquiciados a evitar el riesgo y a minimizar el tiempo de retorno de la inversión.