Ben & Jerry’s

La franquicia Ben & Jerry's es una franquicia de heladerías fundada en el año 1966, con una simpática historia detrás. En el instituto, durante la clase de gimnasia, Ben Cohen y Jerry Greenfield se percataron de que odiaban correr pero amaban comer. Entonces, en el año 1978, cuando Ben es despedido de un empleo y Jerry suspende por segunda vez un examen para acceder a los estudios de Medicina, hacen un curso por cinco dólares sobre preparación de helados. Esto les llevaría a abrir su primera heladería en una gasolinera en Burlington, Vermont.

Enseguida se hicieron populares por sus ricos helados naturales preparados con leche fresca y nata procedente de Vermont. Ya que Ben no tenía sentido del gusto, tuvo que confiar en las llamadas «sensaciones bucales». Entonces, las piezas de chocolate, frutas y nueces se convirtieron en su marca personal. En ocasiones no se ponían de acuerdo sobre el tamaño de estos trozos, pero ambos mostraron su conformidad en que debía ser divertido. Jerry solía decir: «Si no es divertido, ¿por qué hacerlo?».

En los comienzos, los fundadores no dominaban bien la contabilidad y, de hecho, unos meses después de abrir cerraron el establecimiento con un cartel que rezaba: «Cerramos para ver si hemos ganado algo de dinero». Por supuesto, no ganaron nada. No obstante, el aprendizaje fue inmenso y en el año 1979 comenzaron a vender al por mayor envases de medio litro de helado en la furgoneta Volkswagen de Ben. Ese fue su gran comienzo.

Pese al éxito que lograron Ben y Jerry guardaron fidelidad a su filosofía: «un negocio asume una responsabilidad en la comunidad donde se establece».