Sapphira

La franquicia Sapphira se presenta con establecimientos especializados en los campos de la estética y la belleza.

Sapphira es una franquicia caracterizada por una exitosa y ágil expansión tanto en España como en el extranjero por su modelo de negocio de reducida inversión y elevada rentabilidad, así como sin canon de publicidad ni tampoco royalty mensual ni porcentajes respecto de la facturación.

Se trata de la única franquicia que opera en este sector que utiliza aparatología de estética de gama alta elaborada por la propia empresa. Es un hecho que nuestros equipos se han ganado cierto prestigio tanto en el ámbito nacional como internacional por sus extraordinarios resultados.

En las franquicias Sapphira únicamente empleamos productos cosméticos y principios activos de las marcas más exclusivas con las que poseemos acuerdos para el empleo de productos y procedimientos correctos según cada tratamiento y en exclusiva para nuestros establecimientos.

La clave del éxito y la rentabilidad garantizada de la franquicia Sapphira se fundamenta en proporcionar un centro con numerosos tratamientos para hombres y mujeres con diversas alternativas y avances en tratamientos de estética y de belleza unisex, una característica que no tienen otros negocios que son menos rentables porque solo se orientan o a mujeres o a hombres, etc.

Sapphira acaba de comenzar su expansión a nivel mundial y tiene previsto aumentar a 100 sus centros.

Gracias a la franquicia Sapphira, aquellas personas emprendedoras y demás profesionales del ámbito de la estética que quieran montar su negocio lo podrán hacer de manera más sencilla. Abrir una franquicia Sapphira tiene un coste de únicamente 5.995€, disponiendo de un negocio "llave en mano", con lo que la financiación no será un problema ni los altos costes de apertura por la adquisición de aparatología, muebles, etc.

Las franquicias Sapphira ofrecen una absoluta libertad de gestión, por lo que los franquiciados tendrán la posibilidad de ampliar los tratamientos que deseen y establecer los precios más adecuados. Algo bueno es que estos no tienen la obligación de representar cuentas a la central, tal y como ocurre con las franquicias al uso.

Estos centros son perfectamente compatibles y combinables con ciertas actividades como peluquería, tratamientos de manos y pies, spa, gimnasio, dietética, etc.