El Caballo

La franquicia El Caballo es una franquicia de moda que desde siempre ha aparecido ligada al animal que nos acompaña. Sillas vaqueras, arreos y aperos de labranza han sido algunos de los primeros productos que fabricamos en nuestro taller situado en el barrio del Arenal en el año 1892.

Años después, el desarrollo agrícola llevó a esta empresa familiar a orientarse a la caza y la hípica, ámbito en el que nuestros artículos disfrutaron de un importante reconocimiento debido a la máxima calidad y buen rematado.

Este hecho, resultado del gusto por el perfeccionamiento y respeto por la actividad artesanal, hizo que la franquicia El Caballo se extendiese al entorno moda. Un cambio con el que la firma descubre por fin su cometido y se erige como una referencia de estilo y diferenciación.

Actualmente, nuestros artículos se exportan a países como México o Japón, aunque continuamos enarbolando los mismos valores de cercanía y espíritu familiar con los que nacimos hace más de un siglo.

La filosofía de la franquicia El Caballo se ha caracterizado desde su nacimiento por la fidelidad a la tradición, la cual año tras año ha ido vinculada siempre la máxima calidad.

La tradición que nos remite a la ciudad Sevilla, nuestro hábitat original. Un lugar que define absolutamente nuestra identidad, ya que la personalidad de Sevilla es también la nuestra.

Los pilares de la franquicia El Caballo son la tradición guarnicionera, el diseño y la ciudad Sevilla. Hacia estos orientamos nuestras colecciones.