American Sweet

La franquicia American Sweet ofrece a emprendedores un proyecto de expansión de franquicias de alimentación y crecimiento ambicioso a nivel nacional.

Las tiendas de American Sweet se basan en locales pequeños, ya que los productos ocupan poco espacio.

Además el negocio lo puede gestionar una sola persona, por lo que representa una gran oportunidad de autoempleo, reduciendo los costes fijos que supone abrir una tienda.

El stock de productos no requiere refrigeración al ser considerado “alimentación seca”, lo que reduce costes de refrigeración y minimiza el riesgo de merma de productos.

American Sweet ofrece a sus franquiciados formación inicial en la puesta en marcha del negocio y soporte continuado.

La renovación constante en la rotación de productos y una gran experiencia en el sector hace de American Sweet una franquicia muy atractiva en tiempos de crisis.